Toño Gaspar, autoriza bomba de tiempo en la Colonia Emiliano Zapata

POR SALOMÓN MENDIOLA

Chilpancingo, Gro.- Ante la complicidad del alcalde de Chilpancingo Antonio Gaspar Beltrán, y con el temor de los habitantes de la parte alta de la colonia Emiliano Zapata (parte alta) a que se repita la tragedia sucedida hace aproximadamente 25 años en esa misma zona, se construyó un expendio de gas L.P y recientemente la semana pasada comenzó a operar de manera abierta con la venta de este producto.

Los vecinos, quienes omitieron mencionar su nombres para evitar represalias en su persona, pues temen a que sí el dinero de los propietarios de esta planta de gas, pudo comprar a las autoridades municipales, qué difícil se les costaría pagar para agredir a los denunciantes, mencionaron que desde los primero Días que iniciaron las labores de construcción, hicieron contacto con las autoridades de gobernación, que mal dirige, Daniel Cuña Simón, quién incluso acudió al domicilio donde se ubica la gasera, y clausuró los trabajos de construcción, por no contar con los permisos ni cumplir con los requisitos correspondientes. Pero los empleados continuaron con las tareas y esto despertó desconfianza en los vecinos, puesto que “cómo era posible que siguieran trabajando de manera confiada, invirtiendo en algo que supuestamente no sería posible”.

De manera extraoficial, los vecinos tuvieron contacto con las autoridades de Protección Civil, Bomberos, Dirección de Recursos Naturales y Ecología Chilpancingo, la secretaria de gobernación municipal y con el mismo alcalde Antonio Gaspar, quienes en repetidas ocasiones afirmaron que la planta “no cuenta con los requisitos de suelo” y reconocieron que era un grave peligro de consecuencias mortales que ésta se estableciera en ese asentamiento humano. Y solicitaron a los vecinos que tan pronto esta gasera comenzará a funcionar con sus ventas, se les notificara para que procedieran a la inmediata clausura definitiva.

Hoy en día, el expendio de gas L.P. que se ubica en la Manzana Q Lote 1 de la Col. Emiliano Zapata ha comenzado a todas luces a funcionar con la venta del peligroso combustible, poniendo en riesgo la vida de una centena de familias, cuyas casas habitación, la más cercana está exactamente a 1 metro de distancia, el resto rodean a un a aproximados 10 metros la gasera, y eso tiene al vecindario con el “Jesús en la boca”, porqué esté expendio protegido del Ayuntamiento de Chilpancingo, es una verdadera bomba de tiempo, y temen por sus vidas, pues, recordaron que hace aproximadamente 30 años ocurrió una desgracia en esa misma colonia al explotar un tanque de gas estacionario de la Tortillería “Julieta” que costó la vida de aproximadamente 15 personas y decenas de personas herida de gravedad.

Los afectados, dijeron que hace unas semanas el Presidente de la colonia Javier Bello Torres, quien por cierto, no vive ahí desde hace más de 5 años, movido quién sabe porque interés personal, puesto que no es facultad de un funcionario municipal, apoyar un negocio particular, anduvo por los diferentes andadores “pidiendo firmas” para que los vecinos autorizarán la instalación del expendio, y para convencerlos, les regalo despensas a y unas luminarias para los postes de luz de los andadores, con dinero que el propietario del expendio de gas le otorgó, según confesó el mismo dueño de la gasera, al también delegado territorial Distrito 1 Equipo 2 de esta comuna, pero al gasero también Javier Bello le jugó chueco porque a los vecinos les engaño diciendo que dichos apoyos, eran otorgados por el ayuntamiento, cuando la realidad es otra.

Por último, los vecinos anunciaron que realizarán un bloqueo en la calle Anenecuilco de esa colonia, a partir de las primera horas de este día, e incluso el mismo día de la inauguración de la calle Anenecuilco, que está en reparación, y que es el principal acceso para hacer pública su inconformidad, hasta que Toño Gaspar tome cartas serias en él asunto, y tenga respuesta favorable y a la vez, hicieron responsable al Presidente Municipal Antonio Gaspar Beltrán por cualquier desgracia que pudiera suceder a sus bienes y a con familias, pues temen por sus vidas ante un eminente incendio, y recordaron que hace justamente hace una semana, en esa misma gasera, hubo una enorme fuga de gas que casi ocasiona una desgracia pero que de inmediato cerraron las válvulas y las puertas del negocio. Ojala y este sea una advertencia para el gobierno de Toño Gaspar que al parecer le interesa más obtener dinero a costa de la vida de los ciudadanos de los cuales se supone, debe velar por sus interés, pues las mismas autoridades que anteriormente afirmaban que era imposible que ese negocio se estableciera en ese lugar por no cubrir con los requisitos, ahora sean las mismas que hagan casi omiso a las denuncias de los habitantes de esta olvidada colonia Emiliano Zapata.

Comparte en redes sociales

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *