Cártel Jalisco, Nueva Generación, presume su poderío bélico

México tiene una larga historia con los cárteles de la droga. Uno de los capítulos más recientes lo protagoniza el Cártel Jalisco Nueva Generación (CJNG), la violenta cara de una estrategia de seguridad fallida.
Si antes los grandes capos del crimen organizado y sus organizaciones trataban de mantenerse en la medida de lo posible fuera del foco, a la organización criminal fundada por Nemesio Oseguera Cervantes «El Mencho» no le molesta exhibir el camino de muerte que le abre paso a nuevos territorios ni el poderoso armamento del que se vale.
Lo anterior queda patente en el fotoreportaje publicado por la agencia Cuartoscuro sobre la presencia del Cártel Jalisco en el municipio de Aguililla, Michoacán.
Desde hace algún tiempo este municipio trascendió a nivel nacional por estar sumido prácticamente en un estado de sitio impuesto por las fuerzas de «El Mencho», que nació en esa demarcación michoacana.
Según datos de corporaciones de seguridad, nacionales e internacionales, el Cártel Jalisco Nueva Generación desplazó a las organizaciones criminales más establecidas en México –el cártel de Sinaloa o el de los Beltrán Leiva– y se posicionó como el principal grupo delictivo en el país.
En el mismo sentido, la Agencia Federal Antidrogas (DEA) de Estados Unidos asegura que el CJNG ha llevado sus operaciones hasta el continente asiático, mientras en América extiende sus operaciones de tráfico desde cono sur del continente hasta las fronteras de Estados Unidos y Canadá.
Los estallidos de violencia más recientes en México están ligados de alguna manera a la presencia de este grupo. Los caminos en Aguililla son constantemente cerrados por sujetos fuertemente armados y la fuerzas del Estado se ven rebasadas una y otra vez, lo que deja en total indefensión a las comunidades de la zona.
Recientemente una parroquia del municipio denunció que diario proporcionaban cartas a los pobladores que huyen de la zona en busca de refugio en Estados Unidos debido a la violencia en la que está sumido el estado.
Por otro lado, en el norte del país la dureza con la que el cártel se abre paso no es menor. Según información de las autoridades, la reciente ola de violencia que vive el estado fronterizo de Tamaulipas, particularmente la ciudad de Reynosa, tiene que ver con la disputa de territorio entre grupos criminales, y el Jalisco Nueva Generación es uno de los señalados como responsable.

Comparte en redes sociales

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *